Alboroque

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 03:53

MURCIA EN LA HISTORIA

museo_ciudad

Foto: http://lacronicadelpajarito.com

El museo de la ciudad de Murcia, situado en la Plaza Agustinas nº7, ha sido testigo de gran parte de la historia murciana ya que el primer edificio construido sobre este solar fue mandado construir en el siglo XVI por D. Gil Rodríguez de Junterón, Protonotario del Papa Julio II y Arcediano de Lorca.El actual edificio es del siglo XIX y fue la antigua vivienda de la familia López Ferrer. En 1994 pasó a ser de titularidad municipal Y desde 1999 alberga la sede del Museo  Posee un precioso huerto de origen hispanomusulmán donde tienen lugar lugar conciertos, recitales de poesía y talleres, entre otros. Está situado geográficamente en un lugar privilegiado cerca del Museo Salzillo, el Centro regional para la Artesanía, el Jardín del Salitre y del el Museo Taurino.

MURCIA EN LA HISTORIA

El museo se compone de tres plantas. En la planta baja podemos conocer los orígenes en los que se creó la ciudad de Murcia desde el siglo IX al XIIi:  el Valle del Segura en la antigüedad, la Murcia musulmana y otros contenidos relacionados. En la primera planta subimos varios peldaños en la historia y nos encontramos con la Murcia cristiana, la Murcia barroca, la Catedral, temática relacionada con Alfonso X el Sabio y la Murcia Ochocentista. La segunda planta está dedicada al siglo XX en relación a Murcia como una ciudad moderna, a Belén y parte de la administración.

Recorrido Virtual

Según vamos entrando a la planta baja, en la parte izquierda podemos ver pequeñas ánforas y cuadros sobre acequias y las distintas formas de organizar la agricultura murciana. Esta foto se refiere al partidor del molino y es de la acequia almohajar de la Era Alta. Fue realizada por Frédéric Volkringer en octubre de 2016.

Según vamos adentrándonos en el lugar vemos descripciones del Valle del Segura que explican la zona donde geográficamente se encuentra:

“El valle medio del Segura comprende la la depresión prelitoral que sirve de pasillo entre la Andalucía Oriental  y el Mar Mediterráneo, al que confluye también su afluente, el Sangonera o Guadalentín y discurre entre dos sistemas montañosos bien desiguales en sul altitud: por el lado sur corren las Sierras de Carrascoy, del Puerto, Cresta del Gallo y Columbares, y por el del norte, lo hacen los cabezos de Espinardo, Las Torres, Monteagudo, Esparragal y las Peñicas”.

Seguidamente vamos comprobando la importancia histórica y social de la planta baja del museo. Nos encontramos con restos funerarios pertenecientes al Argar, época prehistórica que se situaba en la zona del sureste peninsular, principalmente en Almería y Murcia, aunque también comprende zonas de Alicante, Granada o Jaén.

Avanzando en la historia podemos ver restos de la columna Martiryrium de la Alberca, un tipo de construcción singular ya que los precedentes de este tipo de monumentos se asemejan a la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo y la de Santa María del Naranco. Era una zona donde se alojaba y se le daba sepultura al mártir. Este mismo monumento tenía cuatro tumbas que aparecieron ya saqueadas cuando se excavó el edificio,  hacia finales del siglo XIX.

Pasamos ahora a la época de la Murcia musulmana. En el Museo se conserva una botella de cerámica y vidrio de entre los siglos X- XII. No es el único vestigio que vemos, ya que hay pruebas de que otras civilizaciones como la fenicia y la romana ya tenían sus ánforas para guardar vinos y otras bebidas.

En el desarrollo de la ciudad de Murcia, al igual que en el de gran parte de ciudades la Península Ibérica,los musulmanes tuvieron una gran influencia como puede verse en el origen etimológico de palabras como “Guadalquivir” (de al-wādi al-kabīr, “el río grande), “Guadalentín” (de Oued al Iznain, “segundo río”)....  Y también en las formas de edificación. De ellos heredamos la costumbre de utilizar  “ladrillos rojizos” como los que pueden verse en la Alhambra de Granada o en la Alcazaba de Almería y también la de construir  patios con miras al agua. Por razones históricas y sociales, el Museo de Murcia tiene colocados varios carteles indicativos de las tradiciones musulmanas en las que explican su significado y reflejan la época de esplendor de Al-Ándalus. En la actualidad residen en España cerca de dos millones de musulmanes según se desprende del Estudio Demográfico de la Población Musulmana elaborado por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y presentado en 2017. Esta cifra representa el 4% de la población española. Murcia es una de la provincias con mayor número de musulmanes, de hecho en la Región hay aproximadamente unos cien mil, por lo que se coloca solo por detrás de Barcelona y Madrid, pero está por encima de ellas si se considera la proporción que suponen sobre el total de la población (en torno al 6,7%).

 

Nos adentramos en la primera planta y nos sumergimos en  la Murcia cristiana y la barroca. Para entender algunos cambios hay que saber de la importancia de Alfonso X, el Sabio, que en 1266 incorporó Murcia a la Corona de Castilla. En la parte religiosa, Alfonso X aportó varias cosas entre ellas, la llegada de la patrona de la ciudad, la virgen de Santa María de la Arrixaca. Sobre Hacia el siglo XVII hubo cambio de patrona: La Virgen de la Fuensanta, que sustituyó en el puesto a la Virgen de la Arrixaca. En este artículo del diario La Opinión se explican detalladamente los motivos de este cambio. La artesanía también es muy importante. La exportación de la artesanía del esparto y la seda fueron motores de la economía a través de contactos con los genoveses.

Esta planta se puede observar una maqueta de la torre de la Catedral e imágenes actuales de la misma. También hay pequeñas esculturas y una zona llena de esparto y de herramientas de labranza. También se incluye un escudo de proveedores de la Casa Real de 1885. El escudo representa a una corona y una capa significando el reino de España.  Por aquel entonces reinaba Alfonso XII hasta finales de noviembre de ese mismo año. Luego llegaría Alfonso XIII a mitad de mayo de 1886.

En la segunda planta entramos ya en  la Murcia del siglo XX y podemos conocer su importancia como la mayor conservera del país, lo cual no hace sino reforzar el hecho de que la huerta murciana, junto a la agricultura almeriense, forman el llamado “Huerto de Europa”.

También descubrimos la importancia del belén y de Francisco Salzillo, genial escultor murciano. Se explican contenidos relacionados a las construcciones de este siglo como el Ayuntamiento, el Teatro Romea, La Casa Cerdá o la Plaza de Toros.

Foto de Abderramán II, fundador de Murcia en el 825 con el nombre “Madina Mursiya”. (Pie de foto).

¡No te quedes sin visitar el museo de la ciudad de Murcia que está abierto de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 de martes a viernes y de 11:00 a 14:00 a