Alboroque

  • Diario Digital | viernes, 22 de noviembre de 2019
  • Actualizado 10:44

COMIENZA A DISEÑARSE LA EXCAVACIÓN Y RECUPERACIÓN DEL PÓRTICO DEL MONUMENTO CARTAGENERO

Polen con 2000 años permitirá reconstruir los jardines del Teatro Romano

Tras el escenario del Teatro Romano de Cartagena se levantaba una gran zona ajardinada para guarecer al público y para otros recreos, incluidos tratos carnales con las actrices. Aunque este año comienza a prepararse su proyecto de excavación y recuperación, los arqueólogos llevan años estudiando las posibilidades de restitución y barajando ideas, entre las que está la recuperación de sus especies vegetales originales mediante el estudio de los pólenes que llevan 2000 años allí enterrados. La arqueóloga Elena Ruíz Valderas, directora del museo del Teatro Romano, confiesa a Alboroque que espera sorpresas en la nueva y definitiva fase de excavaciones.
 

Polen con 2000 años permitirá reconstruir los jardines del Teatro Romano

“Es una superficie de 2000 metros cuadrados; excavamos los borde y los tapamos para evitar el deterioro de los sillares de arenisca -recuerda la arqueóloga-  No hemos tocado el centro del solar, ni las parcelas contiguas. ¿Quién dice que ahí no pueda haber esculturas de su decoración, pinturas murales de las que ya tenemos pistas, o restos de templetes o de las dependencias que solían situarse en su interior?”

Restitución virtual del Teatro Romano (Museo del Teatro Romano)En el pórtico, los espectadores se protegían de la lluvia, se refrescaban en sus jardines en momentos de calor y paseaban por él entre funciones. La arqueóloga recuerda que la literatura se refiere a que los espectáculos más habituales eran de variedades, con desnudos femeninos, y era frecuente que las actrices se ofrecieran posteriormente en el pórtico.

Pero los pórticos tenían otros usos. En el del teatro de Itálica -similar al de Cartago Nova- se halló un templo a Isis, en el de Mérida es allí donde se sitúa el espacio de culto imperial “en los dos casos, los templos están en el centro del pórtico, el lugar del que nosotros no tenemos datos, por eso no podemos descartar nada”; señala Ruiz Valderas.

El pórtico, de  planta cuadrangular, estaba recorrido en todo su perímetro por una gran galería cubierta por un techado que se sostenía sobre una doble columnata. Arrancaba justo detrás de la escena y se prolongaba hasta la actual calle Cuatro Santos. Toda la estructura rodeaba un gran jardín y, el análisis químico y morfológico de los carbones y los pólenes que han quedado atrapados en el yacimiento permitirán conocer con precisión qué especies lo decoraban, qué árboles les daban sombra y qué plantas aromatizaban el aire de la Cartagena romana.

Los especialistas tienen ya abundante información de la zona gracias a cata previas y a la lógica arquitectónica. Esos edificios siguen modelos muy concretos diseñados desde la metrópoli y es fácil suponer qué debía haber y dónde debía haberlo. Esa lógica -sumada a su erudición- fue la que hizo que en 1990, en el curso de unas catas y con apenas tres metros descubiertos, el profesor Sebastián Ramallo tuviera la convicción personal de que se encontraba ante un teatro romano.

Sin embargo, cada monumento tiene sus peculiaridades y el reinicio de las excavaciones, que acaba de anunciar el Gobierno Regional, van a ir precedidas de dos años en los que se reunirá información sobre las características de los pórticos de teatros romanos y se analizarán las fórmulas de recuperación. Este mismo año tendrá lugar un congreso de expertos internacionales convocados por el profesor Ramallo con ese preciso objetivo.

Lo que sabemos
Durante la última campaña de excavación del teatro se localizó el inicio del muro occidental -caído pero, en apariencia, prácticamente completo- del que es una parte el lienzo que, casi dos décadas antes, había sido erróneamente identificado como muralla bizantina y que se conserva en el sótano de la sala de exposiciones municipal. Se encontraron también columnas en pie. Los hallazgos volvieron a cubrirse para protegerlos por que están hechos de roca arenisca.

Según Ruíz Valderas, los arqueólogos estiman que la estructura podría tener en todo su recorrido una altura de seis metros, de manera que su parte alta coincidiera con la parte baja del escenario. Parte de atrás de la escena del teatro romano de Cartagena

En la zona oriental se vació el edificio del Tragaluz y se excavó hasta alcanzar el suelo de la galería pórtico. Aparecieron las basas de las columnas, lo que permitió conocer las dimensiones de la galería, que es de orden corintio y tiene una columnata exterior jónica. Los arqueólogos localizaron también en varios sectores de la galería cuatro escalones que bajan hacia el jardín. En ese punto se detuvieron las excavaciones.

Aunque no se haya excavado desde entonces, no se ha dejado de preparar el camino para hacerlo. Por ejemplo, se han aprovechado las obras en el callejón de la Soledad para retirar de su subsuelo los servicios urbanísticos enterrados para agilizar la futura excavación.