Alboroque

  • Diario Digital | lunes, 10 de agosto de 2020
  • Actualizado 17:46

ENTREVISTA A ANDRÉS GARRIDO, PERIODISTA

“Los medios de nuestro país de hoy no tienen, en la mayoría de los casos, esa ética y moral de antaño”

El propio Andrés Garrido nos hace un repaso autobiográfico de sus más de 30 años en la profesión del periodismo. Le sigue una entrevista al periodista murciano.

Garrido entrevistando al saxofonista navarro Pedro Ituralde-Foto Andrés Garrido
Garrido entrevistando al saxofonista navarro Pedro Ituralde-Foto Andrés Garrido
“Los medios de nuestro país de hoy no tienen, en la mayoría de los casos, esa ética y moral de antaño”

“Mi actividad periodística se inicia en Radio Popular de Murcia en 1970, cuando después de pasar los difíciles “filtros” profesionales se me dio la oportunidad de comenzar a crear mis propios programas de música (por entonces, casi todos comenzábamos por ahí). Después fui entrando, poco a poco y siempre muy tutelado por los profesionales más veteranos, en otras materias como información deportiva, cultural y social. La información pura y dura de entonces estaba a cargo de RNE, con la que había obligatoriedad de conectar para los Diarios Hablados que daban la información política del momento y, en general, toda la que se conformaba en el mundo.

Tras mi periodo militar obligatorio, me trasladé a Radio Juventud de Murcia y allí volví a crear  programas de música en su FM (RJ2 Stéreo, más tarde Radio Cadena), hasta que se me ofrecieron más posibilidades de promoción interna que fui desarrollando y perfeccionando con el paso de los años. Tras ser reconvertida en Radio Cadena Española (dependiente de RTVE), se llevó a cabo un proceso de fusión con RNE, que fue cuando ya pasé definitivamente a Informativos (1989) y en donde terminé mi actividad profesional hasta el momento de mi pre-jubilación (en el Expediente de Regulación de Empleo llevado a cabo en 2007) en Enero de 2008.

Desde entonces, mi actividad se ha visto reducida a crear mi blog LA LÍNEA, de corte cultural, en el que predomina la música, así como a colaborar en algunas entrevistas o espacios a los que he sido invitado. Todo ello sin obtener ganancia alguna, ya que tengo mi sueldo asegurado hasta mi jubilación definitiva. No he querido perder el contacto con el Periodismo, ya que éste ha sido mi sustento material y espiritual. Pero también lo ha sido la música, a la que he regresado tras 37 años de inactividad como músico, que no como seguidor de todo aquello que se publicaba.

Como hice la primera vez en 1998, continúo asistiendo a cada nueva edición del Festival Internacional de Jazz de San Javier (Murcia) y a cualesquiera otros festivales, conciertos, exposiciones o actos que creo de mi interés sobre los que puedo, o no, informar después en mi blog o en otros espacios digitales o tradicionales. Lo importante es mantenerte lo más ámpliamente informado con un alto nivel de fiabilidad”.

 

¿Crees que los nuevos medios y proyectos periodísticos nacen por un afán emprendedor, o, es la única salida frente a la falta de oportunidades?

Hay de todo un poco. Periodistas que han visto en las nuevas tecnologías e Internet una oportunidad de negocio creando diarios digitales y otros que provenían de los habituales rotativos en papel que al ser despedidos, su única oportunidad la encuentran en esos digitales.

¿Qué opinión le merece “WikiLeaks? ¿Los considera periodistas, o simples hackers informáticos?

Con una cierta reserva, me parece una opción muy interesante de investigación sobre importantes asuntos turbios que los gobiernos han ido ocultando sistemáticamente a los ciudadanos para hacer o deshacer a su antojo. Su labor ha sido muy importante para todos los ciudadanos del planeta, al habernos abierto los ojos a muchos asuntos, ocultos hasta que ellos los destaparon.

Bueno, su labor de investigación –aún a riesgo de haberse convertido en hackers (que no implica que sean los malos aunque sí una acción ilegal)- es más o menos periodística. Un profesional de la información, supongo, no hackea páginas de instituciones públicas o gubernamentales para conocer o destapar asuntos turbios u ocultos. Habitualmente se acude a fuentes dignas de crédito o, como en el caso Watergate, a las denominadas “gargantas profundas” que te van “guiando” por dónde tienes que tirar del hilo para llegar al ovillo. Ellos han utilizado el hackeo. Pues bien está si el fin ha sido el que nos han mostrado. No es ortodoxo ni ético pero, evidentemente, sí muy efectivo. No obstante, si tras el primer descubrimiento turbio no hubieran seguido tirando de ese “hilo”, no habrían llegado al gran ovillo que han dado a conocer; aunque pienso que no han puesto todo lo que saben en conocimiento de los ciudadanos. Obviamente, se tienen que estar guardando “ases” para salvaguardarse.

Como autor de un blog ¿Cuáles son las posibles fuentes de financiación de un blog? 

Particularmente no tengo ninguna. Pero tienes posibilidades financieras a través de insertar publicidad (Google, por ejemplo, te ofrece esa oferta). También puedes buscar tus mecenas, pero de momento no lo he hecho.

Ante el decrecimiento paulatino de la prensa escrita, y por contra, el auge del periodismo digital ¿Crees que el periodista tendrá una estabilidad (laboral y económica) similar a la de hace 15 años?

A fecha de hoy lo contemplo con mucha incredulidad. Está claro que la prensa escrita está muy en declive y que la aparición de Internet revolucionó toda forma de comunicación del Planeta. El periodismo digital tiene, en estos momentos, muchas posibilidades y salidas profesionales. Al no estar en un medio digital al uso (diario, semanal, etc.) no puedo saber si los ingresos son equiparables a los que se lograban con la prensa escrita. En consecuencia, no puedo afirmar que en un futuro a corto o medio plazo, los periodistas digitales puedan obtener una estabilidad económica (la laboral creo que sí) similar a la de hace 15 años atrás. Es una incógnita para mí.

¿Crees en el periodismo? ¿Crees en la ética y la moralidad de los principales medios de nuestro país? ¿En su libertad a la hora de publicar?

El periodismo que se hacía 30, 40 ó 50 años atrás era mucho más honesto (y hablo en sentido general, no sólo del que se hacía en España) que el de hoy. Los llamados “periodistas de raza” eran hombres y mujeres (las menos, en relación a las que hoy son periodistas) que tenían un sentido acusadísimo de la honestidad, la ética profesional y la moralidad ante lo que iban a comunicar al ciudadano. Los medios de nuestro país de hoy no tienen, en la mayoría de los casos, esa ética y moral de antaño. Por una razón esencial: Dependen de sus ingresos comerciales y esos intereses (los de las grandes firmas comerciales o instituciones privadas) chocan, en muchas ocasiones, con el interés periodístico de informar y formar ética y moralmente. En cuanto a los intereses públicos (que también los hay) se limitan, más o menos, a tener controladas las informaciones que sobre sus gestiones y gestores se van publicando (eso en los medios de titularidad pública) para que tengan un menor impacto negativo sobre ellos. Y esos mismos intereses públicos en los medios privados, se suele “negociar” los titulares o informaciones a cambio de una mayor o menor publicidad institucional en el medio en cuestión. Pero dejo claro que la mayoría de Periodistas que conforman una Redacción están a lo que el Editor indique. Si no están por esa labor, el Periodista es despedido inmediatamente y se busca a otro que sí esté por la labor del Editor. Es triste, pero es así la realidad.

En relación a la libertad a la hora de publicar, los Editores están o bien “pillados” por lo que he indicado anteriormente o sus intereses políticos y comerciales están “atados” a una “libertad” que no es la que debería ejercer un Editor periodístico. Es redundar en lo anterior.

Ante la posibilidad de cada usuario de internet de ejercer la labor del periodista (a la hora de poder generar información) ¿Crees que el papel del periodista podría evolucionar, no tanto a la creación de información, sino a la curación de esa sobreinformación ya generada?

Hay que tener claro un concepto de base antes de opinar. Si no eres Periodista, no puedes ejercer tal labor aunque existan medios (televisiones, sobre todo) que intenten hacernos ver que una persona, más o menos famosa, se ha reconvertido en Periodista. Eso no es así. Partiendo de esa base, el Periodista en ejercicio se puede encontrar con mucha y diversa información, datos, opiniones, etc. El Periodista debe estar capacitado para saber seleccionar lo que es información de lo que es opinión o comentarios y bulos, que también los hay y muchos en los tiempos que corren. Las redes sociales están haciendo mucho daño al Periodismo, porque el ciudadano medio suele creer casi todo lo que se publica en esas redes y, como se comprueba a diario, la mayoría de esas publicaciones son opiniones personales y bulos (no me refiero a los enlaces de medios conocidos). En consecuencia, el papel del Periodista debe continuar siendo el que debe ser: Profesional que sabe discriminar una información veraz de la que no lo es, a la vez que separar información de opinión. Y por supuesto, ninguna atención al bulo. Otra cuestión es que su preparación profesional se vaya mejorando a través de cursos y nuevas técnicas y tecnologías.

¿Es posible que un periódico sea plenamente independiente, que sea su propio dueño?

Si el Editor que lo crea tiene fondos suficientes como para aguantar tres o cinco años hasta que el periódico se financie por sí sólo, pues la respuesta es sí.

Pero eso es algo muy utópico en estos momentos; también en muchos casos de los antiguos tiempos. No nos vamos a engañar.

¿Qué hemos perdido, y qué hemos ganado con el inminente cambio de la prensa escrita a la digital?

En inmediatez. La prensa escrita había que esperar al día siguiente. Con la era digital, la información se genera casi de inmediato. Es un poco como la Radio, aunque no tan velozmente, porque en la Radio se hace con la palabra y en la prensa escrita siempre hay que escribir antes de publicar. Pero está nítido que en Internet, una vez has terminado y repasado tu crónica o información, se puede publicar inmediatamente. Eso con la prensa escrita sigue siendo un plazo más largo que nos lleva de un día a otro.