Alboroque

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 04:13

ANTONIO SERRANO. COMPOSITOR MURCIANO

“Si tu ambición en la música es la fama, puedes pasarlo muy mal”

Cada vez más jóvenes abandonan su lugar natal, su ciudad o el pueblo donde han residido toda su vida para intentar cumplir su sueño. Antonio (Murcia, 1992) es uno de ellos. Este compositor murciano se marchó a Madrid para trabajar en la música e intentar vivir de lo que ama, aunque, como él dice, “vale con que cubra una vida sin preocupaciones, no excesos”.

Antonio Serrano, compositor murciano
Antonio Serrano, compositor murciano
“Si tu ambición en la música es la fama, puedes pasarlo muy mal”

Todavía sin un estilo que explotar, recoge influencias de todo tipo y, de esa mezcla, está logrando imprimirle a su música un sello propio. Por ahora trata de ganarse la vida en una profesión exigente como es la música, pero, consciente de la dificultad y sabedor de lo que cuesta, continúa formándose cada día.

¿Cómo surge la idea de lanzarte a la aventura en solitario?
Con 20 años me vine a Madrid y empecé a cursar un Grado de composición musical, que no pude continuar por mi situación económica y, al tercer año, vi que realmente para hacer música no hacía falta más que una cabeza inquieta y un instrumento. Por suerte para mí, la guitarra me ha acompañado desde niño y siempre me ha gustado cantar. Decidí dar el paso de enfocar mi vida hacia la música con el apoyo de toda la gente que conozco dentro de este mundo.

¿Te costó dar ese paso?
Fue difícil darme cuenta de qué es lo que realmente quería hacer. Siempre hay “reglas sociales” del estilo: “hay que tener un titulo universitario”, “el arte no da de comer”, “podrías planteártelo como un hobby, pero tener algo a parte que te de estabilidad”. El año que dejé la universidad y decidí empezar con esto, barajé muchas posibilidades, y lo que oía decir a todo el mundo al concluir su consejo era, “tienes que hacer lo que te guste”. Al final prioricé ese argumento después de valorar las consecuencias que podría llevar. Una vez tomada la decisión, no me costó ningún esfuerzo. Empecé a encontrar mi sitio, pero lo difícil fue tomar la decisión.

¿Cómo definirías tu estilo?
Ahora mismo es algo por concretar. Hay muchos estilos y a la hora de componer vienen ideas e influencias de todo tipo a la cabeza. Solo te puedo decir que recalco el sonido acústico y ordenado. Mi intención ahora mismo es comprobar dónde puede estar mi fuerte, si en el regge, en el pop, en la rumba...

Has vivido en Murcia pero ahora resides en Madrid, ¿qué te ha llevado allí?
En un principio fue una decisión por varios motivos, entre ellos, estar en una ciudad que ofreciera muchas oportunidades, no sólo a la música. Creo que es importante sentir las corrientes artísticas en primera persona y para eso vi necesario tomar contacto directo con una ciudad que concentraba mucha relevancia artística.

En una profesión tan sacrificada y complicada (al menos en sus inicios), ¿a qué has renunciado tú por dedicarte a la música?
Bueno, para resumirlo, se puede decir que he renunciado a la estabilidad. Poco a poco he ido viendo que no es un problema esa falta de equilibrio (sobre todo económico), sino una decisión. Al final es un estilo de vida en el que sabes que no vas a tener ni un sueldo , ni horario, ni un método fijo.

Ahora has conseguido vivir de la música, pero anteriormente has trabajado de camarero ¿Cuánto de sacrificada esta profesión y por qué?
Según cómo te tomes esto puede ser más sacrificado o menos. Si la ambición está en la fama, puedes pasarlo muy mal, porque hay muchísima competencia y son muchos los factores que se tienen que reunir para que esto se dé y mucha gente suele frustrarse al no conseguirlo. Si lo enfocas de una manera más humilde, es más sencillo, lo complicado es dar con lo que te hace crecer y en lo que te sientes muy involucrado, pero una vez lo encuentras es cuestión de, siendo consciente de las posibilidades que hay, disfrutar y difundir ese proyecto.

¿De pequeño te has fijado en algún artista y por él empezaste a tener pasión por la música?
Concretamente en mi hermano. Desde que nací oía el piano en casa y era algo muy gratificante el poder pararme y preguntarle cosas acerca de lo que él hacía.Una gran influencia para mí The Beatles; después fui descubriendo diferentes estilos de los que fui recolectando lo que más me gustaba. Nunca tengo influencias del rock clásico, pero del resto de estilos pienso que siempre hay cosas que sacar.

Eres muy activo en redes sociales y habitualmente subes vídeos cantando acompañado de la guitarra, ¿has ganado muchos seguidores como consecuencia de ello?
La verdad es que sí. En un principio, crear un perfil en Instagram, Facebook y Youtube fue por el hecho de concretar y reunir en un espacio todo lo que haría. Pero tuvo muy buen efecto por parte de la gente que ya me conocía, y esto llamó la atención de mucha gente nueva a la que le agradezco mucho todos los comentarios de ánimo.

Solemos verte en Madrid por la calle Fuencarral, Arenal y Carmen. Me llama la atención la cantidad de vídeos que tienes subidos a Instagram cantando en la calle, ¿por qué en la calle?
Bueno, se dice que la calle es el mejor escaparate; pero en realidad empecé a salir a la calle a tocar desde prácticamente siempre. Mi forma más habitual de “salir de fiesta” ha sido coger la guitarra e ir a un jardín o una plaza con amigos y pasar la noche cantando y tocando entre cervezas y conversaciones. Todas las noches que se hacía este plan conectábamos a un montón de gente a través de la música. Vimos que esto gustaba,, y un amigo lo planteó claramente: “Si salieses a tocar a la calle, te harías de oro”. Yo lo oía pero lo dejaba pasar, hasta que un día lo probé y funcionó muy bien, tanto que me planteé dejar mi trabajo de hostelería que me cubría mis gastos y, finalmente, así lo hice. Sé que es una decisión arriesgada, pero me está dando cosas muy positivas.

DSC_0153 (1)

¿Qué consideras que es más importante en esta profesión, el talento o la suerte?
Pienso que la suerte es un factor que siempre va a influir en todo, pero al final, creo que es el trabajo el que te va a recompensar y, si aparte de eso hay talento, considero que es suficiente para ganarte la vida en esto.

¿Para ti qué sería triunfar en la música?
Encontrar músicos con los que haya mucha complicidad y disfrutar de los proyectos que surjan entre nosotros y, como triunfo, te diría que esos proyectos le gustasen a la gente y les transmitiera cosas útiles. Luego, por supuesto, que creo que es algo que iría de la mano, una recompensa económica, pero una que cubra una vida sin preocupaciones, no más.

Seguro que te han pasado muchas cosas en tantas veces que has tocado en la calle, ¿me puedes contar un par de anécdotas?
Sobre todo me llama mucho la atención la reacción de los niños ante la música, ¡se vuelven locos! Bailan, saltan,… se desinhiben. Una tarde en Fuencarral, tocando All My Loving, se paró una pareja a mi lado y de repente el chico se puso en la boca  la flor que llevaba en el bolsillo de la camisa y empezaron a bailar como locos, nada, un minuto. Parecía que llevaran prisa, dejaron un billete y se fueron riéndose, son momentos muy breves pero que se disfrutan mucho. No obstante, no todo ha sido bueno, también me ha caído algún globo de agua rozándome.

¿De qué canción tuya te sientes más orgulloso?
De lo que tengo publicado, “Me dirán que sí” es una canción que salió en una noche y la preparamos en menos de una semana para grabarla. Fue muy fácil hacerla, transmitía una sensación que, yo al menos, la vivía muy real, no me hacía falta forzar nada para interpretarla y, bueno, también que fue la canción con la que abrí el canal de youtube, la página de Facebook y de Instagram y funcionó muy bien; fue como una inyección de energía, aunque la canción es un bolero tranquilito.

¿Sigues algún procedimiento para componer o es totalmente instintivo?
Cada canción sale como quiere; hay veces que sale una letra y después busco la música y, a veces, sale del revés, surge una música y después busco las palabras Cuando mejor funciona es cuando sale todo seguido, que, aunque suele ser poco probable, es lo mejor.

¿Te inspiras en alguien o algo o tienes algún ejemplo a la hora de componer?
Ahora mismo, por intentar definir un gremio en el que me veo capaz de entrar poco a poco, me guío por la música de “El Kanka”, “Muerdo” o  “Mr. Kilombo”. Para mí son artistas con mucho talento en sus ideas en cuanto a la composición.

Dentro de que cada uno siempre pretende crear su propia historia, ¿a qué artista te gustaría parecerte o asemejarte?
Depende de en qué aspecto se piense, pero como músico, teniendo en cuenta las cualidades que a mi más me llaman la atención en la música, ahora mismo “El Kanka” está siendo una gran referencia para mí, pero Calamaro también ha sido una gran influencia.

¿Tienes mánager o te encargas tú de buscarte los conciertos?
Por ahora yo. Siempre sale algún amigo o conocido para aportar algún contacto que pueda dar facilidades en alguna sala, pero de momento no estoy apadrinado.

¿Cuáles son tus próximos conciertos?
El 18 de diciembre estaré en el Bar Calvario (Lavapiés) y, de momento, no hay más. Espero poder dar algún concierto en navidades por Murcia, pero aún no está cerrado (en la página se irá publicando).

¿Qué planes tienes a corto plazo y medio plazo?
A corto plazo, tomar contacto con los estudios. He estado grabando esta semana y he visto que tengo que recuperar ese contacto porque es muy necesario y, a medio plazo, grabar un EP con músicos e intentar dar conciertos por distintas ciudades de España.

¿Un grupo?
Pink Floyd.

¿Una canción?
“Los ejes de mi carreta”.

¿Cuál sería tu concierto soñado?
The Beatles.

¿El mejor consejo que te han dado?
Haz lo que te gusta.