Alboroque

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 02:48

MIGUEL VERDÚ GUTIÉRREZ, BAILARÍN DE KRUMP

“El krump más que un estilo de baile, es un estilo de vida”

A sus 20 años, este joven murciano se considera un amante empedernido del mundo del baile. No obstante, es consciente de la dificultad que supone crecer en este “mundillo” en una ciudad como Murcia. Mike, tal y como lo conocen en su círculo más cercano, confiesa que a pesar de la agresividad que el krump puede transmitir debido a sus movimientos, se trata de un estilo que es capaz de expresar muchos otros sentimientos.

“El krump más que un estilo de baile, es un estilo de vida”

¿Cómo y cuándo empiezas a introducirte en el mundo del baile?
Empecé a tener contacto cuando cursaba 2ºESO, con 13 o 14 años aproximadamente. Un amigo me enseñó el creepwalk, que es el baile de gángsters. Me gustó y poco a poco me fui interesando más.

¿Qué valor tiene el baile en tu día a día?
El krump, que es lo que yo bailo, me representa mucho en mi día a día porque más que un estilo de baile, es un estilo de vida. Es urbano y callejero, pero no en un sentido peyorativo. El krump no excluye a nadie.

¿En qué consiste el KRUMP?
Significa Kingdom Radically Uplifting Mighty Praise, que traducido es “Reino Inspirado Poderoso Radicalmente Adorado”. Surgió en Los Ángeles a finales de los años 90 como cualquier otro movimiento o arte urbano. Al principio la gente pensaba que expresaba ira, rabia...y que tenía unas connotaciones negativas. Sin embargo, va mucho más allá porque no tiene nada que ver con la ira; también puedes transmitir alegría a través del krump.

image1 (1)

¿En qué momento llega esta disciplina a España?
Aproximadamente hace 12 años de la mano del mayor exponente del krump en España, Bersek, considerado el old gangster -viejo gangster- por ser quien lo introdujo en el país. 

¿Compaginas el baile con trabajo o estudio?
Sí, con trabajo. Entreno a fútbol sala a unos niños de 8 y 9 años en el colegio Jesuitinas y, además, estoy estudiando un curso de producción musical. En los ratos libres procuro seguir perfeccionando el baile. 

¿Existe competición en esta disciplina?
Sí, de hecho hace unos días estuve en Librilla en un campeonato de hip hop en el que cada uno defiende su estilo o disciplina y yo fui con el mío. Aquí cuesta más trabajo encontrar alguna únicamente de krump, pero en Barcelona sí que existen estos tipos de competición. Gracias al baile he podido conocer muchas ciudades de España como Valencia, Madrid, Alicante o la propia Barcelona. 

¿Le dedicas un número de horas aproximado al día o la semana?
Depende del trabajo, de lo que tenga de estudio...pero sí que procuro bailar todos los días. Intento sacar un rato de cada día para practicar, además me sirve para despejarme y como divertimento personal. 

¿Te planteas algo más allá de competiciones nacionales?
De momento solo es un hobby para mí y lo trato como tal, por lo tanto ahora mismo no me planteo nada más que disfrutar del baile cuando puedo practicarlo. 

Al margen del baile, ¿a qué le dedicas tu tiempo libre?
Me gusta mucho jugar a la consola, concretamente al Call of Duty, pero los fines de semana no me puede faltar el partido del Barcelona y, por supuesto, ir a la Nueva Condomina, el mejor estadio de España, para animar a mi Real Murcia. También me gusta, relacionado con el baile, estar con mis amigos, ir al parque y poner una base para bailar. 

¿Qué planes tienes a corto plazo?
​Tengo un proyecto, con unos amigos, para promover la cultura hip hop en general. Trataremos de hacer eventos, traer gente que cante o baile, pero todo relacionado con el el hip hop en general, o el krump en particular. Nosotros no excluimos a nadie, todo lo contrario, aquella persona que tenga curiosidad y quiera integrarse en esta disciplina está invitado. Todavía nos quedan algunos flecos por resolver, pero esperamos que pronto, antes de diciembre, pueda empezar a venir la gente. Estaremos en la nave 585 metros cuadrados que está enfrente del parque Bohemia en Santa María de Gracia, al lado del centro de salud.