Alboroque

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 04:01

LA BANDA MURCIANA REGRESA CON EL OBJETIVO DE HACER VIBRAR AL PÚBLICO CON SU NUEVO DISCO

Maldita Nerea vuelve a casa para estrenar la gira “Bailarina”

La noche del pasado 2 de diciembre prometía para la conocida banda murciana Maldita Nerea. El Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas se vestía de gala en una ocasión que lo merecía: el estreno de la gira “Bailarina” que tal y como dijo su vocalista Jorge Ruíz,"homenaje al universo femenino, ese que tendemos a dejar a un lado, pero que los hombres deben intentar recuperar”. La banda de pop rock nacional, que paulatinamente consiguió convertirse en una de las más aclamadas del panorama musical, quiso que fuese allí mismo, en la tierra que les vio nacer, donde esta gira viese la luz por primera vez en directo.

El vocalista del grupo, Jorge Ruíz, en pleno concierto | Foto: E. Botella/ AGM
El vocalista del grupo, Jorge Ruíz, en pleno concierto | Foto: E. Botella/ AGM
Maldita Nerea vuelve a casa para estrenar la gira “Bailarina”

“Las tortugas”, tal y como son conocidos los seguidores del grupo, comenzaban a llenar el auditorio conforme se acercaba el inicio del concierto, logrando abarrotar un recinto donde, prácticamente, no cabía ni un alma más, haciendo presagiar el éxito de aquella noche.

El afecto que los murcianos sienten por esta banda quedó manifiesto y fue evidenciado gracias al público que se entregó por completo desde el primer momento. Algo especialmente bonito que sucedió en el auditorio y que llamaba la atención de los allí presentes, fue la cantidad de niños y niñas jóvenes que acudieron a ver a sus ídolos, asistiendo al que fuese su primer concierto en directo de la conocida banda. Sin duda alguna, observar esa imagen despertaba todo tipo de sensaciones entre el público.

El concierto comenzaba de la mejor manera posible, con Jorge Ruíz entonando canciones reconocibles que hicieron que la banda comenzase a abrirse hueco dentro del panorama musical nacional como “Por el miedo a equivocarnos” o “¿No podíamos ser agua?”. A pesar del entusiasmo cómplice entre la banda y el público, la voz del vocalista Jorge Ruíz no se encontraba en su mejor momento, tal y como confesó él mismo previamente, y tuvo que esforzarse estoicamente durante todo el transcurso del mismo.

El vocalista sabía que esta no era la situación idónea para su regreso a los escenarios en el que, recordemos, estrenaba nuevo disco; sin embargo, hizo por que lo fuese.

Jorge Ruíz es de esos tipos que cae bien, que saca una sonrisa en cada rincón del recinto en el que actúa, que sabe sacar partido a su simpatía y al que le gusta conversar con el público al que se debe. El grupo, a sabiendas de que no era el mejor estreno, se vino arriba y con él, el auditorio. Las letras de las canciones de la banda, esas que destacan por su capacidad para tocar la fibra sensible y por su sentimiento profundo, eran entonadas a viva voz conforme avanzaba el concierto con hits como “No pide tanto, idiota”, “El beso siguiente”, “Buena energía” o “La canción que no termina”. En estas últimas la voz parecía desaparecer pero las ganas equilibraban una balanza que no fue todo lo justa que debiese aquella noche.

Era evidente que los temas más reconocibles de la banda como “Tu mirada me hace grande” o “El secreto de las tortugas” levantarían a todo el auditorio, pero sin duda alguna, lo que más sorprendió, fue el gran recibimiento de las nuevas composiciones que vieron la luz hace tan sólo unos meses. Este es el caso de “Bailarina”, “Siempre estaré ahí” o “Cuando todas las historias se acaban”. El concierto, que se extendió algo más de dos horas, llegando a su fin con un público totalmente entregado y agradecido siendo conscientes de las circunstancias dadas.
Maldita Nerea puede presumir de “haber hecho grandes” , tal y como su conocida canción dice, a todos los que tuvieron la fortuna de asistir al pistoletazo de salida de la gira “Bailarina” que, sin duda alguna, promete.


Maldita Nerea con el público asistente en el auditorio | Foto: @Maldita Nerea