Alboroque

  • Diario Digital | lunes, 10 de agosto de 2020
  • Actualizado 18:10

ENTREVISTA A ANTONIO ALCARÁZ, CAPELLÁN DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE MURCIA

UCAM al servicio de un país hermano

Entrevistamos a Antonio Alcaráz, capellán de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), para hablar sobre el voluntariado que se lleva a cabo cada año en Perú, en Lima. Profesores y alumnos se unen a la causa con el objetivo de ayudar a los más desfavorecidos.

Antonio Alcaráz en Perú | Foto: Ucam
Antonio Alcaráz en Perú | Foto: Ucam
UCAM al servicio de un país hermano

Conociendo la vocación de la Universidad Católica de Murcia para ayudar y su alma solidaria para gestar temas de voluntariado y responsabilidad social, decidimos conversar con el padre Antonio Alcaraz, director del Instituto Internacional de Caridad y Voluntariado Juan Pablo II de la UCAM, para que nos dé más detalles de cómo surgió la oportunidad de generar vínculos con Perú para la realización de labores sociales y proyectos de cooperación.

Este proyecto germinó como consecuencia de una invitación de Juan Pablo II para hacer visible el amor de Dios por la humanidad. Fue en el año 2004 cuando la UCAM elaboró el plan de acción por medio del Instituto Internacional de Caridad y Voluntariado, que terminó adoptando el nombre del Papa 264 de la Iglesia Católica, quien fue uno de los líderes mundiales más viajeros de la historia, pues visitó 129 países durante su pontificado.

Don Antonio es consciente de la problemática que aqueja a los países latinoamericanos y vio en Perú una oportunidad para evidenciar el corazón caritativo y voluntario de estudiantes, profesores y personal de la UCAM. El capellán, recuerda con nostalgia las experiencias que vivió en Pachacútec, Cáritas del Callao y en el Arzobispado de Lima e Iquitos.

En principio, la universidad pidió un país de América Latina y, por contactos, teníamos más posibilidad de ir a Perú. Así empezamos, porque conocíamos a unas personas que eran amigos nuestros y nos podían ayudar en las labores de voluntariado”, contaba el capellán.

Muchas personas están interesadas en realizar labores sociales en países latinoamericanos donde, a pesar de su gran biodiversidad, existen algunas ciudades en las que abunda la pobreza. Estos lugares son el foco de atención para aquellos que desean colaborar y contribuir con el desarrollo del ser humano. Don Antonio nos cuenta que, cuando llegó a Perú -concretamente a Lima-, empezó a trabajar en pueblos jóvenes y ayudó inmediatamente con Cáritas en tareas sociales y sanitarias. Así como también en centros de menores en los que colaboraba en la integración social de los mismos.

peru-ucam

El objetivo de los voluntarios en la misión es muy variada, pues se enfoca en labores sanitarias, educativas, de evangelización y la reinserción de jóvenes en la sociedad. “Las organizaciones sin ánimo de lucro nos mandan los perfiles; puede ir cualquier alumno, porque al final hay tareas de voluntariado que cualquiera puede realizar: el servicio a los demás, la atención, la escucha, por lo tanto, es un voluntariado abierto”.

Estas actividades de cooperación al desarrollo tienen un carácter de continuidad, Y Don Antonio está encantado de realizarlas anualmente, siempre y cuando no haya encuentros mundiales de la juventud. “Estamos centrados allí porque es donde hemos encontrado apoyo. Si hay otro país que nos ofrece infraestructura, no habrá inconvenientes. Pero para hacer esto necesitamos colaboración local y en Perú la hemos encontrado”. También es consciente de que, para visitar otra ciudad, se necesitan personas que busquen colaborar, porque “cuando uno cambia de país necesita una institución que le ayude a saber lo que tiene que hacer”.

Por último, animó a todo aquel alumno interesado que quisieran colaborar a brindar su corazón al prójimo, porque como alguna vez dijo Juan Pablo II: “La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común”.

Ahora puedes buscar más Información en este enlace para conocer la labor que lleva a cabo la UCAM y participar de sus actividades como voluntario.