Alboroque

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 03:58

Planifica tu experiencia Erasmus desde la comodidad de tu sofá

Erasmusu es el ejemplo perfecto de una empresa del siglo XXI. Creada con vocación de ayudar a los estudiantes, abrió sus puertas en 2008 solamente con cuatro miembros, entre los cuales se encontraban los dos actuales directivos: Emilio Nicolás Riquelme y Javier López López.

Javier y Emilio (fundadores 'Erasmusu')
Javier y Emilio (fundadores 'Erasmusu')
Planifica tu experiencia Erasmus desde la comodidad de tu sofá

Página web 'Erasmusu'

Esta atípica empresa murciana proporciona servicios de ayuda a los estudiantes Erasmus desde el entorno digital.  “El alojamiento es nuestra actividad estrella”, explica Javier. Además de esto, la empresa está siempre dispuesta a echar una mano a cualquier joven Erasmus que lo necesite, ya sea a la hora de encontrar trabajo o de prestar información sobre los servicios o actividades cívicas.

Como no podía ser de otra manera, cuentan con una página web donde ofrecen información interesante e importante para la adaptación de los estudiantes en sus nuevas ciudades. Todo este contenido, además de por los propios miembros de la organización, está escrito por los propios erasmus que quieren compartir su experiencia con los demás. Noticias, mapas, información sobre el transporte público, restaurantes, hospitales, lugares de interés… éstas son solo algunas de las cosas de todo lo que se puede encontrar en www.erasmusu.com.

Llegamos a las puertas del edificio – habíamos dejado el coche a unas cuantas manzanas porque estaba todo lleno y era imposible aparcar – y pasamos por un pasillo, atravesando una recepción vacía, hasta llegar a las puertas del ascensor que nos llevaría hasta la primera planta: la sede de Erasmusu. En cuanto las puertas se abrieron ante nosotros, llegamos a una sala de espera con el logo de la empresa y un banco debajo de él. Nos estaba esperando Blanca, ejecutiva de la empresa, con una sonrisa en la cara y una actitud muy acogedora.  Nos abrió las puertas de la oficina y Raúl y yo nos quedamos anonadados con la estética de ésta: un ambiente de trabajo buenísimo, una distribución muy funcional y el  buen feeling que se percibía en el ambiente. Blanca nos presentó a Javier, uno de los cuatro fundadores, en su despacho y entre los dos nos mostraron el resto de la oficina. He de decir que eran muy agradables y todo allí parecía funcionar a las mil maravillas, pero lo que más llamó nuestra atención fue la cocina y la zona de reuniones. Tenían dos máquinas cafeteras, una nevera, una máquina recreativa muy bonita y de la que se veía que estaban orgullosos – no es para menos –, una mesa grande para comer todos juntos y reunirse y hasta un rincón de pensar... Parecía que estábamos dentro de una empresa de Google, de esas que vemos en las películas.

Finalmente, volvimos los cuatro al despacho de Javier y empezamos la entrevista.

P. ¿Cómo surgió esta idea entre cuatro personas y cómo ha sido vuestro crecimiento?

R. Ha sido lento, no ha sido una cosa como Facebook, que enseguida tienen un millón de usuarios, un crecimiento rapidísimo. Lo nuestro ha sido bastante lento, sobre todo al principio… Llevamos 8 años ya de empresa. En el inicio lanzamos esta iniciativa cuatro personas: dos de Galicia y mi socio Emilio y yo, que somos de Murcia. No teníamos claro qué proyecto hacer, teníamos dos o tres ideas distintas.  Una de ellas era la página de Erasmusu, otra era una sobre videojuegos que no podríamos haber conseguido y de la otra ya ni me acuerdo. Sin embargo, la idea de “Erasmusu” la visualizábamos y decíamos: “Oye esta parece muy interesante”.

Yo he estado de Erasmus y lo conocía bien, ambos hemos estado en el ESN, que es una asociación de estudiantes internacionales de Murcia en la que se les ayuda... Por lo tanto, ese mundillo y las necesidades que tenían los estudiantes los entendíamos también.

Me acuerdo de haberme sentado con gente que había estado de Erasmus en un destino antes que yo y decirles que me contaran su experiencia, eso a mí me daba un feedback muy valioso para conocer los precios, cómo se cubría el tema del alojamiento y todas las problemáticas que encontraban. Yo creo que este fue el inicio de esta idea y lo que hizo que nos pareciera atractiva. Además, Erasmusu nació en la época en la que, entre los emprendedores de Internet, estaban de moda las redes sociales – como Tuenti o Facebook –, pero orientada en un nicho concreto: los estudiantes Erasmus.

P. ¿El hecho de que tengáis la empresa en Murcia es porque vosotros sois de aquí o por algún factor en especial?

R. Totalmente porque nosotros somos de aquí. Los dos socios fundadores de Galicia trabajaban desde allí.

P. Pero, aunque la empresa esté ubicada en Murcia, opera en toda España, ¿no?

R. Sí, y también a nivel internacional: una chica de Nepal que se quiera ir a Montreal a trabajar puede utilizar nuestra página.

Sala de reuniones 'Erasmusu'

Sala de reuniones donde hicimos la entrevista. Foto: Ignacio Espuelas

P. ¿Qué pasos tiene que seguir un estudiante desde que contacta con vosotros hasta que está establecido?

R. Nosotros no somos un organismo oficial unido o relacionado con la Universidad o la Unión Europea, somos una comunidad online que ayuda a los estudiantes internacionales.

Un estudiante que quiera irse de Erasmus tiene que contactar primero con su universidad y ver las becas y destinos disponibles. En este momento, ese estudiante que está buscando destino, probablemente les pregunte a otras personas sobre su experiencia o haga una búsqueda en Google… Aquí es cuando entramos nosotros en acción: o bien por una recomendación o bien porque se hace una búsqueda en Internet, ya que estamos muy bien posicionados. El estudiante que encuentra la web de nuestra comunidad online puede ponerse en contacto con otros estudiantes que estén o hayan estado en ese mismo destino, podrá conocer a las personas que vayan a ir allí de Erasmus e, incluso, que vayan a su misma universidad, antes de poner rumbo hacia el país de destino.

P. Es decir, vosotros os dedicáis básicamente a buscar alojamiento y trabajo a los estudiantes pero… ¿les ayudáis también a conseguir un trabajo?

R. Nosotros nos dedicamos más a gestionar la comunidad online. Es decir, a lo mejor un estudiante entra en la web, lee una experiencia sobre Milán y luego quiere un alojamiento. Aquí nosotros podemos ayudar bastante. En Erasmusu encuentras alojamientos en los que puedes contactar directamente con el propietario, o bien, reservar directamente a través de la web aquellos que ya tenemos ya verificados porque sabemos que funcionan bien. Te explico más detalladamente. Nosotros tenemos dos formas de llevar el tema de los alojamientos:

  • Uno es el clasificado, en el que los propietarios ponen sus alojamientos en la web y se encargan de mediar con los estudiantes. Aquí nosotros no intervenimos, pero sí que damos siempre unas pautas básicas para que, por ejemplo, los chicos no den dinero por adelantado. Además, tenemos un sistema de alarmas para ver que todos estos anuncios clasificados que se van colgando en la web no son de estafadores.
  • El otro modelo es el de la reserva, un modelo transaccional en el que, para reservar el alojamiento, pagas un primer mes por adelantado y nosotros enviamos ese pago al propietario una vez que nos aseguramos de que todo está bien. Cuando el estudiante ya está allí alojado y ha quedado todo cerrado, nuestro trabajo acaba, teóricamente. Y digo esto porque, siempre que el estudiante ha tenido algún problema posterior, le hemos ayudado en todo lo posible y, si recibimos alguna queja del propietario, también intentamos mediar para que salga todo bien. Por ahora podemos ofrecer ese servicio y lo hacemos encantados. Sin embargo, por raro que parezca, no hemos tenido aún ninguna queja por parte de algún propietario sobre los estudiantes que tiene alojados.

En cuanto al tema del trabajo, tenemos una sección sobre ello, pero no tenemos nuestro foco de atención sobre ella, sería más bien para desarrollarla en un futuro.

P. ¿Esto tiene algún coste para el estudiante?

R. Cuando se hace la reserva del alojamiento cobramos una pequeña comisión. En el caso de que el alojamiento no esté disponible, devolvemos todo, incluida la comisión. Eso es lo único que los estudiantes tienen que pagar, una tasa muy pequeña en comparación con otras empresas – 39 euros normalmente – y es una comisión fija.

P. ¿Consideráis que el tema del alojamiento es vuestro servicio estrella?

R. Ahora mismo sí: el 90% de la facturación viene del alojamiento.

P. ¿Qué otros servicios le pueden faltar a esta empresa?

R. Formación. Estamos totalmente orientados a estudiantes y lo que más necesita un estudiante es formarse, nosotros ahora mismo no hacemos nada de eso. Sin embargo, se pueden dar cursos online orientados a ese momento en el que vas a dar el salto y vas a entrar en el mundo laboral, ahí se puede indagar mucho. Además, por qué no, podríamos ayudar a universidades que tienen másters – como la UCAM – a que reciban más estudiantes internacionales.

P. ¿Tenéis contacto con las universidades?

R. Ahora mismo no mucho, pero entendemos que antes o después tendremos que ir haciendo acuerdos con ellas. De todas formas, trabajamos con un par de empresas de prácticas – una de ellas de Sudamérica – y cada vez que tienen que enviar a alguien se ponen en contacto con nosotros para que les busquemos alojamiento y, por nuestra parte, les asistimos por email, por teléfono o por chat en cualquier cosa que necesiten.

P. ¿Es una cantidad fija lo que paga el estudiante?

R. Para alojamiento en España, la media es de unos 30 euros. Fuera no sabría que decirte. Depende mucho de la ciudad. Otros cobran 200 o 300 euros, como una inmobiliaria, pero nosotros miramos por los estudiantes e intentamos pedir la mínima comisión para nosotros poder seguir trabajando y dar un servicio de calidad. Hay veces que piensas: ojalá pudiese ser todo gratis, pero es imposible.

P. Pero, cobrando tan poca comisión, ¿qué otras fuentes de ingresos tenéis?

R. Esa es la principal. Es una cuestión de rotación. Esto es lo contrario a lo que puede hacer, por ejemplo, Ferrari, de los cuales se venden pocos productos, pero a un precio muy elevado. Nosotros hacemos al revés, preferimos abarcar a muchos estudiantes y cobrarles poco. Es una cuestión de buscar la cantidad, los grandes números. Pensamos que este modelo de negocio es más fácil que se transmita y corra la voz para abarcar cada día a más estudiantes hasta llegar al mundo entero. Mientras tus costes no superan tus gastos, puedes estar tranquilo.

P. ¿Cómo es el tráfico de estudiantes en España? ¿Vienen o salen más?

R. España es el país que más estudiantes envía y recibe de otros lugares. No sabría que responderte a eso, hay de todo en Erasmusu. Un 30% de nuestros Erasmus están aquí y el resto repartidos por todo el mundo, pero está claro que nuestro país es un enclave importantísimo en este aspecto.

Algo que me gustaría matizar es que nuestra plataforma no sirve solo para estudiantes. Piensa que tenemos información sobre muchísimos países que puede utilizar cualquier persona que quiera cambiar de vida. Además, siempre podemos ayudar a encontrar trabajo y alojamiento al que lo necesite. Date cuenta de que nosotros, en parte, somos un portal de información como puede ser 'Idealista' o 'Milanuncios' y este tipo de webs.

P. Dentro de España, ¿cuáles son las ciudades más solicitadas? ¿Y de fuera?

R. Madrid, Barcelona y Valencia, sobre todo. De fuera: París, Milán, Londres, Bruselas, Florencia, Lieja y Lisboa.

P. ¿Hay alguna ciudad que os haya sorprendido que os pidieran?

R. Sí, me llamó mucho la atención un alumno que nos pidió alojamiento en Jönköping en Suecia. Ha sido la única vez que me han solicitado un sitio que no sabía ni que existía.

Tenemos una anécdota muy curiosa de un chico con el que estuvimos un año buscándole alojamiento en Florencia y tenía unas necesidades muy concretas. Finalmente, no pudimos ayudarle, pero él vino desde Francia solamente para visitarnos y traernos un regalo por nuestro esfuerzo. Esos detalles se agradecen mucho. Por eso te digo que la relación con nuestros clientes no acaba cuando los situamos en sus casas o les encontramos trabajo.  De vez en cuando nos envían una foto o algún regalo que son muy gratificantes para saber que estamos haciendo las cosas bien.

P. Con relación a la prestación de vuestros servicios, a vosotros entonces os da igual el tiempo que un estudiante esté de Erasmus, ya que solo intervenís al principio, ¿no?

R. Erasmusu es sobre todo útil al momento previo del alojamiento. Una vez están alojados y les hemos proporcionado toda la información sobre el lugar en el que están, ya no hacemos falta. No obstante, siempre que un estudiante nos necesite durante su estancia, nosotros estaremos allí.

P. ¿Qué es el concurso “Viajero Erasmus”?

R. Intentamos también que sean los propios estudiantes, junto a nosotros, los que transmitan sus experiencias en nuestra web: que describan las ciudades en las que están, los lugares de interés, etc. Todo esto se lo agradecemos con premios en metálico a través de lo que llamamos “concursos de contenido”. Viajero Erasmus es uno de ellos, donde tenemos 4.000€ para repartir entre las personas que más contenido publiquen en nuestra página. Al final todo es para ayudar a los estudiantes, tanto con la información, como con el dinero.

Claramente esto es bueno para nosotros porque aumentamos nuestro número de visitantes. Lo que es bueno para Erasmusu es bueno para el estudiante. Al final es un círculo: cuanto más contenido suban, más podemos ayudar a otros Erasmus, más nos damos a conocer y podremos contratar a más personas para aumentar la ayuda que proporcionamos a los jóvenes.

P. Podemos concluir diciendo que el rápido crecimiento que ha vivido Erasmusu en los últimos años se ha debido al enfoque mayormente en la búsqueda de alojamiento, ¿no?

R. Exactamente, en los últimos años sí. Pero nuestra empresa lleva 8 años en funcionamiento, por lo que en general ha sido un proceso lento. Hablando del tiempo transcurrido a partir de 2015, podemos afirmar que Erasmusu cada año ha ido duplicando el tráfico de personas que solicitan nuestros servicios. Gracias a esto, hace 2 años éramos cinco o así en la oficina. Ahora somos más de 20.

Creo que nuestro repentino éxito se debe a la acumulación de muchas pequeñas acciones que se han hecho muy bien y el por fin, como tú dices, poner la atención en un foco claro como es la búsqueda de alojamiento.

P. ¿Hasta dónde quiere llegar Erasmusu?

R. Queremos traspasar la frontera de los estudiantes Erasmus para acceder a cualquier estudiante de cualquier nacionalidad del mundo y ocuparnos de todas sus necesidades. Nos gustaría poder ayudarles con su formación, acompañándoles a realizar los pasos previos para acceder al mundo laboral. Queremos, en un futuro, llegar también a niños y a estudiantes de secundaria con todos estos servicios de los que hablamos, con talleres y actividades para ellos.

Sabemos a ciencia cierta que estas ilusiones no van con la intención de aumentar nuestros ingresos personales sino con el objetivo de poder acceder al mayor número de personas posibles. Nuestro trabajo es muy divertido y gratificante a nivel personal.

A veces nos ponemos a soñar y pensamos: imagínate residencias universitarias por el mundo con nuestro nombre o, no sé, academias de formación de idiomas, incluso oficinas repartidas por el globo. Vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para llegar a todo el mundo.