Alboroque

  • Diario Digital | lunes, 10 de agosto de 2020
  • Actualizado 17:42
cartagena
ARTE
Comienza a diseñarse la excavación y recuperación del pórtico del monumento cartagenero

Polen con 2000 años permitirá reconstruir los jardines del Teatro Romano

Tras el escenario del Teatro Romano de Cartagena se levantaba una gran zona ajardinada para guarecer al público y para otros recreos, incluidos tratos carnales con las actrices. Aunque este año comienza a prepararse su proyecto de excavación y recuperación, los arqueólogos llevan años estudiando las posibilidades de restitución y barajando ideas, entre las que está la recuperación de sus especies vegetales originales mediante el estudio de los pólenes que llevan 2000 años allí enterrados. La arqueóloga Elena Ruíz Valderas, directora del museo del Teatro Romano, confiesa a Alboroque que espera sorpresas en la nueva y definitiva fase de excavaciones.
 

ARTE
Avanza el deterioro del castillo de San Julián, base de antenas prohibidas por la ley

¿Quién protege al guardián?

La Ley de Patrimonio Cultural de la comunidad establece en su artículo 38 que en bienes declarados de interés cultural “no podrá instalarse (…) cables, antenas y todo aquello que impida o menoscabe la apreciación del bien”. El castillo de San Julián de Cartagena es bien de Interés Cultural desde 1997, sin embargo, cuando se levanta la mirada hacia el monte que flanquea la bahía por su margen derecho, lo que se ve es un manojo de torres metálicas clavadas sobre la grupa del monumento. Una visita revela su progresivo deterioro. La fortaleza creada para guardar la ciudad languidece sobre el monte como un gigante lanceado. 
 

ARTE
Restauradores de Cartagena recuperan retratos reales dañados en su escondite
La otra restauración monárquica
Tabla de símbolos de lotería

La otra restauración monárquica

Hay momentos en que ser monarca compomete tu integridad física, incluso si solo eres un rey pintado sobre un lienzo.  En la Cartagena de la Segunda República, numerosos retratos de nobles y cabezas coronadas fueron escondidos para ser salvados de la purga antimonárquica. La oscuridad de su escondite los escamoteó a la hoguera, pero la humedad del refugio en que trataron de preservarlos llevó los cuadros hasta el límite su resistencia. Especialistas del único taller municipal de restauración de la Región los han recuperado y en el camino se han encontrado algunas sorpresas,  como cuenta a Alboroque su director, Isidro Pérez.