Alboroque

  • Diario Digital | lunes, 10 de agosto de 2020
  • Actualizado 18:33

TRAS UNAS NAVIDADES DE EXCESOS...

¿Cómo volver a una vida sana tras las vacaciones?

Las comidas de empresa, la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, Nochevieja... No es una novedad el hecho de que, durante este período festivo, comemos más de lo que lo haríamos en cualquier día normal. En este artículo, te proporcionamos unas claves para bajar esos kilos excesivos con los que hemos comenzado el año.

Ponte en forma
Ponte en forma
¿Cómo volver a una vida sana tras las vacaciones?

Gracias a ‘Sportadictos’ hemos descubierto seis consejos no solamente para aplicarlos tras las Navidades, sino que también podemos hacer uso de ellos durante todo el año para sentirnos bien con nosotros mismos:

Hidrátate todo el día
El proporcionarle a nuestro cuerpo la cantidad de agua que necesita es imprescindible: es recomendable que bebamos de dos a tres litros de agua cada día. Puede resultar complicado el hecho de beber agua cuando no sentimos la necesidad, pero si nos acostumbramos, la sensación de bienestar es casi inmediata. Un consejo para poder cumplir este objetivo el de dejar, todas las noches, un vaso de agua cerca de la cama para que, a la mañana siguiente, lo primero que hagamos sea empezar el día bebiendo agua.

Dúchate por la mañana
Empezar el día con una ducha de agua caliente ayuda a que podamos permanecer activos y a aprovechar el día al máximo; además, es recomendable ponernos una ropa que llevemos con comodidad que nos ayude a pensar positivamente a lo largo de toda la jornada.

Toma fibra en el desayuno
Algunas personas suelen saltarse el desayuno, por ejemplo, porque se levantan con el tiempo justo para vestirse e ir al trabajo: aunque no lo parezca, éste es uno de los peores errores que se pueden cometer. Debemos disfrutar de un desayuno relajado que incluya un alimento rico en fibra para que nos ayude a hacer la digestión y tener un estómago satisfecho; además, la fibra también propicia que tengamos un apetito controlado en el almuerzo, la comida y la cena.

Lleva una alimentación equilibrada
Aléjate de los alimentos procesados que contengan un alto porcentaje de sal, azúcar o grasas saturadas, porque antes o después, tu organismo te lo va a agradecer; por el contrario, es básico llevar a cabo una dieta equilibrada y ligera que contenga frutas y verduras frescas de temporada.

Camina 30 minutos al día
Sin duda, caminar es uno de los mejores ejercicios que contienen innumerables beneficios para nuestra salud; si asistimos a alguna comida o cena en la cual nos llenemos más de lo habitual, es recomendable que al día siguiente añadamos entre 20 y 30 minutos más al ejercicio que solemos hacer habitualmente para quemar esas calorías de más que hemos ingerido.

Tómate una infusión después de la comida
Esta costumbre – que tiene su origen en la cultura oriental – ayuda a mantener el físico en buena forma, pues el líquido hirviendo ayuda a disolver la grasa que se ha consumido y hace más fácil y rápida su expulsión.